7 cosas que no nos advirtieron al comenzar la universidad

2191398404_84b1122f88_o

Imagen: Alfonsina Blyde

Terminamos el bachillerato y nos afrontamos a la decisión de hacer una carrera, teniendo en cuenta que hayamos aprobado la selectividad, ahora si nos toca elegir o que nos elijan según nuestra nota.

Nuestras expectativas son hacer algo que bien nos encanta o que bien nos va a asegurar un trabajo aunque no nos motive mucho. 

Nos esperan cuatro años de exámenes, clases, profesores, prácticas, trabajos y como no fiestas, compañeros de piso,vivir solos, conocer una nueva ciudad, tal vez algún intercambio, aprender idiomas.

Pasa todo este tiempo, haces lo que supuestamente tienes que hacer, pero llega la hora de la verdad y no pasa lo que tendría que pasar si haces lo que tienes que hacer.

Seguramente te encuentres sin trabajo, viviendo con tus padres, viviendo de gorra con un amigo, trabajando en otro país o trabajando en algo que nunca quisiste, agotado y con la moral por los suelos.  O tal vez ya te olías las cosas y sabías que tenías  que hacer, eres un crack, aplicado, perseverante y te va muy bien. Pero te vaya bien, regular o fatal, creo que ha muchos nos hubiera gustado  saber algunas cosas antes de comenzar con la grata aventura universitaria, porque llegas al mundo real, y las cosas no son, cómo esperabas, o al menos como hace 20 o 30 años, que una carrera era garantía de trabajo. Las cosas las circunstancias cambia y hay que adaptarse.

Te dejo 7 cosas que hubiera estado bien saberlas antes. Pero bueno conocerlas ahora tampoco viene mal.Y es que tirando de refrán ya se sabe, más vale tarde que nunca.

1.Qué estudiar por estudiar sin un objetivo concreto  no asegura un trabajo.

Una carrera no tiene porque ser para todo el mundo, hay otras opciones como la formación profesional, cursos, o cómo conocer el trabajo de la empresa familiar, que nos pueden dar buenos  resultados, por ejemplo hay muchos casos de pequeños y medianos negocios dirigidos por personas  que  no estudiaron carrera pero sí tenían visión, han sido autodidactas, han ido probando y experimentando, pura práctica.

Osea lo que quiero decir con esto es que la carrera universitaria se convirtió como en la panacea que nos solucionaría la vida a todos y en realidad se ha convertido en  una acumulación de conocimientos con los que no sabemos  muy bien que hacer o cómo llevar a la práctica, porque nos preparamos para un sistema que ya no funciona.

No estoy diciendo que  no sean importantes los estudios universitarios, pero dependiendo de tu objetivo, de lo que  quieres hacer puede que resulte útil, satisfactorio o no, tal vez hay otras opciones que se amolden mucho mejor a lo que quieres. 

Incluso no empezar la carrera justo justo terminar el bachillerato, y decidir que hacer cuando tengas las cosas claras.

2.  Que  tener conocimientos sobre temas de empresas, instituciones (colegios, universidades, ayuntamientos,el gobierno) ONGs, fundaciones o emprendimiento es fundamental.

 El objetivo de la carrera es acabar en algunos de estos entes y a no ser que estudies empresariales,marketing o algo de ese estilo, no vas a tener idea de cosas tan necesarios como:  Oposiciones,ventas, marketing, tipos de empresas, organizaciones, instituciones, emprendimiento, desarrollo de presupuestos, financiación, etc. Por lo que este tipo de conocimientos es fundamental, y como mucho puedes tener alguna asignatura, pero por mi experiencia muy alejado de lo que hay fuera en la realidad.

 3.Que las habilidades personales no se desarrollan almacenando información como si fuéramos un pen drive, descargándolo todo el día del examen y dándole a reset después.

Durante la carrera la presión de los exámenes finales, nos obligaba a almacenar un montón de información en nuestro cerebro, 3 o 4 días antes del examen memorizando la información cómo si fuéramos discos rallados sin asimilar muy bien lo aprendido, pues lo que importaba era aprobar el examen, quitártelo de encima, e ir a por la siguiente asignatura, tratando qué aunque un 5 respaillo, nos dieran la beca para el año siguiente. Sin importarnos mucho que estábamos aprendiendo. Pero aún así por el simple hecho de tener una asignatura aprobada seguíamos esperando que alguien nos contrataras por las habilidades de Pendrive que habíamos desarrollado, la verdad creo que eramos un poco ilusos, yo incluía, o que vivíamos en los mundos de la piruleta sin saber muy bien cual era la realidad.

Por eso vuelvo a hacer hincapié en el desarrollo de nuestras habilidades .

Si hay algo que nos va dar un trabajo no va ser la habilidad del Pen Drive, sino otras, que nos permitan solventar los problemas de la sociedad de forma eficaz, y de ahí poner en valor nuestro trabajo y cobrar dignamente por ello.

4.Que el desarrollo, conocimiento  y valor de nuestras fortalezas puede ayudarnos un chingonotote, como dicen mis amigos de México.

Reconocer nuestras fortalezas, eso que se nos da bien de forma natural, algo en lo que ya somos buenos, pero que a veces nosotros mismos menospreciamos por estar acostumbrados a ello, o por creer que nos cuesta poco esfuerzo, ya no sirve.

Ese reconocimiento y puesta en valor de eso que hacemos bien de forma natural, es algo que puede ayudarmos muchísmo, pero no solo a nosotros, puede ayudar mucho más a otras personas.

5.Que la creatividad y buscar soluciones a los problemas de manera diferente es prioritario.

Cuando tenemos un determinado problema, cómo por ejemplo la falta de trabajo, seguir queriendo que alguien nos contrate, al menos de la forma tradicional, ya no funciona igual que antes y está más que comprobado viendo las listas del Paro.

Los pocos trabajos que se están creando se están creando de dos maneras:

- Por un lado la forma creativa, la innovación, las start ups, los productos hechos a mano…

- Y por otro los empleos precarios en los que un jefe se aprovecha de la situación para sacar tajada económica, explotando a sus trabajadores, por que sabe que hay 200 personas en la puerta, esperando para ser contratados, incluso por menos.

Es por eso que es muy importante calmarse, aceptar la realidad, y que a pesar de todo, hay opciones buenas que están surgiendo, abrirnos a ellas,  tratar de pensar un poco diferente de forma proactiva, y creativa, enfocándonos en las soluciones.

6.Que por mucho que queramos culpar al sistema, las responsabilidades siempre son compartidas. 

Cuándo nos pasa algo, a veces tendemos a echar la culpa a los demás, y siempre el sistema es de los proferidos, vale que está super corrompido, pero tampoco lo podemos utilizar cómo colchón,  y es que es bastante común o no aceptar que tal vez nos hemos equivocado en algo, o que tal vez no estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance. Definitivamente hay que exigir más al sistema, pero no cómo una forma de evadir nuestra responsabilidad. Nosotros tenemos que seguir luchando por nosotros. Y no caer en ese tipo de queja que nos permite avanzar, si nos quejamos de algo o lo solucionamos o le dejamos de dar vueltas.

7.Que si te pica el gusanillo de viajar, no desaproveches una erasmus, o no dejes de vivir esta oportunidad por miedo. 

Con 18 años a veces no sabemos muy bien que se nos da bien que  queremos, tal vez antes de meterse como toro desbocado a hacer una carrera estaría bien probar otras cosas, trabajar, hacer un ciclo, etc. Al final se trata de priorizar y de saber que queremos, o al menos experimentar.

Este artículo nace un poco de la frustración que tuve cuando acabé la carrera y vi, que todo el esfuerzo que había hecho en la carrera parecía que no me iba a servir de mucho, me sentía absolutamente perdida y diciendo pero es que este mundo, el mundo real el laboral, no tiene nada que ver con el universitario, era cómo salir de una burbuja que se explotaba y me dejaba desprotegida, sin saber que hacer, pero bueno fue una etapa fantástica, en la que aprendí muchísimo, y que recomiendo a todo el mundo que quiera pasarla, porque al final con el rodaje siempre se va aprendiendo.  Aunque bueno si es cierto que es que la universidad debería de estar muchísimo más adaptada a la realidad, a los problemas reales, para tratar de solucionarlos de forma social, creativa y ambiental. Por ahí deberían de ir los tiros.

Estas son solo 7 cosa que me hubiera gustado que contaran antes e empezar la Universidad, ¿Y a ti qué te hubiera gustado que te contaran? Dímelo en los comentarios.

Con Cariño Rocío.

 

The following two tabs change content below.
Hola soy Rocío, tengo los apellidos repe: Olivares, Olivares, soy de Cazorla, un bonito rincón serrano andaluz. He estudiado ciencias ambientales, y agricultura ecológica, me encanta viajar, y ayudar a la gente a que cree sus negocios sostenibles, majos y más libres. También me gusta contar mi transición y mis inquietudes hacia un estilo de vida más sostenible. Vivir mejor y cuida el planeta está en nuestra mano. ¿Te animas?

Latest posts by Rocío Olivares Olivares (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *