Estilo de vida sostenible

Imagen: Splitshire

Vivir de una forma más sostenible es el nuevo reto que afronta la sociedad de estos días, los últimos años han estado dominados por un estilo de vida consumista, dónde importaba más aparentar y tener todas las últimas novedades del mercado, porque sino no eras guay.

Parece ser que todo esto está cambiando, y que cada vez más personas tienen en cuenta la sostenibilidad a la hora de vivir, a la hora de tomar decisiones, hacerse preguntas sobre el origen de lo que compramos, como se ha producido, y que tipo de condiciones laborales han tenido las personas  que han elaborado el producto que estamos comprando.

Pero queda tanto por hacer aún, a mi personalmente me queda mucho por cambiar todavía, pequeños hábitos, y preguntarme más por el origen de las cosas, a veces optas por la facilidad y rápidez que los productos convencionales te ofrecen.

Y es que no se trata de ser los más ecológicos de un día para otro, sino más bien de ir haciedo pequeños cambios en nuestros hábitos, hay estudios que dicen que 21 días es el tiempo que se tarda en un introducir un nuevo hábito, hasta que lo hagamos casi de forma inconsciente,  otros estudios dicen que tarda un poco  más, al final lo importante no es e tiempo en que se cambien ese hábito, sino que se cambien de verdad.

Para mucha gente parece ser que un estilo de vida sostenible, es un estilo de vida de escasez y decrecimiento, y la verdad no estoy de acuerdo con esto, vivir rodeados de cosas que no necesitamos, que nos producen solo satisfacción debido a la liberación de adrenalina cuando lo compramos, dejándonos al poco tiempo esa sensación de vacío de nuevo, me parece que es algo que no nos ayuda mucho tampoco.

Me parece sucumbir ante las estrategias de marketing (y ojo no todo el marketing es igual) de personas que poco les importan nuestras necesidades, sino más bien despertar una emoción positiva en nosotros, que nos lleve  tomar inconscientemente la decisión que ellos quieren que tomemos, no tanto pensando en nuestro bienestar sino más bien, en nuestro bolsillo, en tu bolsillo, sin aportarnos nada más, vendiéndonos productos que han sido elaborados por personas en condiciones laborales de explotación, porque aquí mientas las cuentas salgan, lo humano está en segundo plan.

Sigo creyendo que

y es que la palabra decrecimiento no ayuda, en serio, nadie quiere decrecer, entiendo perfectamente el significado y todo lo que supone, pero para las personas que no están concienciadas creo que no resulta atractivo.

Para mi el gran reto es atraer al estilo de vida sostenible, a todas esas personas que no entiende el estilo de vida sostenible porque creen que va a suponer una merma en su calidad de vida, lo ven cómo algo sin sentido, la gente quiere crecer, no decrecer, y es que no creo que decrecer sea muy natural, sino más bien se trata de un crecimiento consciente, un crecimiento hacia un mayor bienestar, teniendo menos cosas, pero mejores, de calidad y de calidad en todo el proceso, desde cómo se maneja la materia prima en el campo, a que condiciones laborales tienen las personas que elaboran x producto, cómo se distribuye, etc.

Osea no estamos hablando de cualquier cosa sino de algo realmente positivo en todos los aspectos, y cuando algo supone mejoras, en tantas aspectos, no entiendo cómo no termina de calar.

Creo que en parte esta fomentado por el miedo o la aversión que tenemos, las personas más ecologistas a vender, en el fondo creo que viene de una confusión, criticamos mucho al consumismo, y  a las grandes multinacionales y al sistema porque solo prima la económico, y eso hace que inconscientemente, creamos que si vendemos o montamos una empresa, nos vamos a volver cómo ellos, con ese concepto negativo de empresario perverso, avaricioso.

Y nada más alejado de la realidad, ese miedo esa confusión, hace que estemos estancados que no avancemos, y que estemos en un círculo vicioso de quiero, pero no puedo.

Se trata más bien de persuadir y no de manipular. Conceptos que a veces se confunde, persuadir consiste así brevemente en convencer a alguien de algo teniendo en cuenta sus sentimientos , sus necesidades, su identidad para hacer algo en común que es bueno para ambos, es decir se trata de mejorar la vida de la otra persona y también la tuya.

Las políticas tradicionales también influyen mucho, no los vamos a negar, y el sistema pues no ayuda, pero no podemos permitir que eso nos deje en un estado de desánimo, y de apatía, en nuestra mano tenemos mucho, podemos hace muchas cosas y empoderarnos, porque tenemos mucha más capacidad de la que creemos.

Yo voy a continuar con esta aventura de fomentar la sostenibilidad a través del blog, y también cambiando ciertas cosas e mi día a día para que mi vida cada vez sea más sostenible, y ayudar a otros a que lo sea también.

Mi próximo reto va ser reducir las prendas que tengo, quedarme con lo necesario, y el resto donarlo, o crear ropa nueva reciclada con la que tengo. Hay un reto que se llama 33 prendas, no sé si lo haga  igual, ya lo contaré, además mi viene bien porque me voy de viaje, y sirve que ya me llevo lo importante. A veces es que tenemos un montón de cargas innecesarias, que nos hacen presos de tonterías chiquitillas. En fín ya os cantaré.

 

¿Y tú te animas a hacer algún reto?, ¿que haces para que tu estilo de vida sea más sostenible? Cuéntamelo, me haría mucha ilusión leerte. 

 

Abrazos

 

Rocío

 

 

 

 

The following two tabs change content below.
Hola soy Rocío, tengo los apellidos repe: Olivares, Olivares, soy de Cazorla, un bonito rincón serrano andaluz. He estudiado ciencias ambientales, y agricultura ecológica, me encanta viajar, y ayudar a la gente a que cree sus negocios sostenibles, majos y más libres. También me gusta contar mi transición y mis inquietudes hacia un estilo de vida más sostenible. Vivir mejor y cuida el planeta está en nuestra mano. ¿Te animas?

Latest posts by Rocío Olivares Olivares (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *